Buena alimentación para la cicatrización de heridas

Si tiene algún tipo de herida nueva o crónica, una buena alimentación puede mejorar la salud general del cuerpo y contribuir a la cicatrización. Los nutrientes de los alimentos ayudan al cuerpo a desarrollar y reparar los tejidos y a cicatrizar las heridas. Una buena alimentación también puede ayudarlo a combatir infecciones. Durante la cicatrización, es posible que el cuerpo necesite más calorías y proteínas. Si tiene diabetes, es muy importante que controle el nivel de azúcar en la sangre para ayudar a que la herida cicatrice.

Nutrientes que necesita

Una buena alimentación le da al cuerpo la energía que necesita para reparar los tejidos y cicatrizar las heridas. Entre los nutrientes que necesita de los alimentos para mantenerse saludable están los siguientes:

  • Proteínas. Ayudan a generar tejido y a prevenir infecciones. Se encuentran en la carne de res, el pescado, los huevos, el queso, la leche, los frutos secos y los frijoles.

  • Carbohidratos. Ayudan al cuerpo a obtener la energía que necesita para sanar. Los carbohidratos se encuentran en los granos, las frutas, los frijoles y otras legumbres.

  • Grasas. Las grasas saludables son buenas para los órganos, la piel, el cabello y el cerebro. También ayudan al cuerpo a absorber ciertas vitaminas.

  • Vitaminas. Abarcan las vitaminas C, D, B6, B12, el folato y otras. Ayudan al cuerpo a reparar los tejidos, a usar energía y a hacer muchos otros procesos.

  • Minerales. Incluyen el hierro, el magnesio, el calcio, el zinc y otros. Ayudan en muchos aspectos, por ejemplo, a garantizar que las células tengan suficiente oxígeno, a que el sistema nervioso funcione bien y a que los huesos permanezcan resistentes.

Preparación de comidas saludables

Cuando prepare las comidas todos los días, siga estas recomendaciones de MyPlate. La dieta básica diaria debe incluir lo siguiente:

  • Frutas y verduras. Las frutas pueden ser frescas, enlatadas, congeladas o secas, y pueden ser enteras, en trozos o en puré. Las verduras pueden ser frescas, congeladas, enlatadas o secas. Haga que la mitad de su plato sean frutas y verduras.

  • Granos. Todos los alimentos hechos a base de granos forman parte de este grupo. Pueden ser, por ejemplo, trigo, arroz, avena harina de maíz y cebada. Algunos alimentos que contienen granos son el pan, las pastas, las gachas, los cereales, las tortillas y la sémola de maíz. Los granos no deben ser más de la cuarta parte de su plato. Procure que los granos integrales constituyan al menos la mitad del consumo diario de granos.

  • Proteínas. Este grupo incluye carne de res, pollo, pescados y mariscos, frijoles y chícharos (arvejas), huevos, productos de soya procesada (como tofu), frutos secos y mantequillas de frutos secos y semillas.

  • Lácteos. Todos los productos líquidos de leche y los productos a base de leche que contengan calcio, como yogures y quesos, son parte de este grupo.

  • Aceites. Estas son las grasas que se encuentran en estado líquido a temperatura ambiente. Los aceites no constituyen un grupo alimenticio, pero aportan nutrientes importantes que el cuerpo necesita. Incluyen los aceites de canola, maíz, oliva, soya y girasol. Algunos alimentos contienen aceites saludables de forma natural, como los frutos secos, los aguacates, las aceitunas y algunos pescados. La mayonesa, ciertos aderezos para ensalada y las margarinas blandas (en paquete) están compuestos en su mayor parte por aceites.

Consuma suficiente cantidad de proteínas

Las proteínas ayudan al cuerpo a desarrollar y reparar los tejidos. También contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmunitario. De ese modo, protegen las heridas de las infecciones y les permiten sanar. La infección puede retrasar la cicatrización. Para obtener suficiente cantidad de proteínas durante la cicatrización, haga lo siguiente:

  • Añada proteínas a cada comida. Por ejemplo, pavo, pollo, bife, cerdo, cordero, pescado, mariscos, huevos y queso. Las proteínas también se encuentran en los frutos secos, las mantequillas de frutos secos, los frijoles y otras legumbres, las semillas y el tofu. También puede obtener proteínas de la leche animal y la de soya.

  • Tome suplementos de proteínas entre las comidas. Hay muchos tipos de bebidas de proteínas y otros suplementos con proteínas. Obtienen la proteína del suero, la soya y otras fuentes. Si le cuesta digerir la lactosa o la soya, pregunte a su proveedor de atención médica qué tipo de suplemento de proteínas puede ser mejor para usted.

Añada vitamina C

Se ha demostrado que la vitamina C puede ayudar a la salud y la reparación de los tejidos. Añada vitamina C a su dieta mientras su herida cicatriza. Para hacerlo, beba jugo de cítricos como naranjas, clementinas, pomelos, limones y limas.

Otras fuentes de vitamina C pueden ser tomates, patatas, fresas, pimientos verdes y rojos, brócoli, colecitas de Bruselas y kiwis. También puede obtener vitamina C en suplementos en forma de comprimidos, masticables y de otros tipos.

Añada zinc

El zinc ayuda al sistema inmunitario y contribuye a producir proteínas para la cicatrización de las heridas. Para añadir zinc a su dieta, elija granos integrales y consuma proteínas, como huevos, carne, lácteos o mariscos. El zinc se absorbe mejor cuando es de origen animal, como la carne de res y los mariscos. Entre algunas buenas fuentes de zinc vegetarianas se incluyen el germen de trigo, los frijoles, los frutos secos y el tofu.

Controle el nivel de azúcar en la sangre

Si es diabético y tiene heridas, es importante que controle el nivel de azúcar en la sangre. Un alto contenido de azúcar en la sangre puede retardar la cicatrización y hacer que la herida se infecte con mayor facilidad. Cuídese bien controlando su alimentación, administrándose los medicamentos para la diabetes y midiendo el nivel de azúcar en la sangre según le hayan indicado. Avise a su proveedor de atención médica si su nivel de azúcar en la sangre no está bajo control. Puede ayudarlo a restablecerlo.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.